Las familias con hijos adolescentes tienen que hacer frente en verano a una serie de contrariedades desde cómo viajar con un adolescente que sólo desea estar con sus amigos, a cómo organizar el verano si él ha suspendido alguna asignatura, o cómo hacer para que aproveche las vacaciones de forma activa. A pesar de todo esto, es una época en la que disponemos de más tiempo libre y, por tanto, es un buen momento para buscar un acercamiento con nuestro hijo.

El mundo de los adolescentes está centrado en su grupo de amigos y con ellos encuentran satisfechas todas sus necesidades de comunicación. Consideran que sus amigos son los únicos capaces de entenderlos y es con ellos con quienes comparten formas de ver la vida, inquietudes y diversión. 

Para los adolescentes, sus padres son personas que ponen límites a su vida y que les reprenden determinadas conductas. Surge por tanto, en esta etapa un distanciamiento con los padres. 

Para que esto no ocurra o para que el distanciamiento sea menor, es necesario haber establecido con anterioridad un vínculo de confianza entre ambos y haber asentado unas bases de comunicación. No obstante, en mayor o menor medida se produce un distanciamiento y una disminución de la comunicación, por lo que deberíamos buscar momentos propicios para lograr una relación más estrecha con nuestros hijos.
http://aranzazu5.blogspot.com.es/2012/06/vacaciones-con-hijos-adolescentes.html?m=1

Anuncios