Enviado por Fernando en Mar, 02/05/2013 – 11:37

Casa el teléfono inteligente, la tableta, o el portátil con el correo electrónico, las redes sociales o el software de chismes, y tendrás el matrimonio con más éxito de la época.

Pero, ¿es realmente positiva esta forma de relación humana digital? ¿Puede sustituir este tipo de comunicación a los abrazos, las miradas o los tonos de voz empleados en las conversaciones? No es un secreto en psicología que la parte más importante de la comunicación entre personas (el 80 % dicen algunos expertos) es no verbal. O era…

En un Centro de Investigación de la Memoria y el Envejecimiento de la UCLA observaron que ciertas actividades on-line modifican la actividad de nuestro cerebro, y muchos expertos señalan que la conexión continua, está alterando el funcionamiento de la mente humana(1). Otros estudios apuntan a que crea dependencia y se ha identificado el síndrome de la vibración fantasma: cuando echamos en falta una llamada, el cerebro nos envía la sensación sin que el teléfono esté vibrando. Otros expertos en conducta humana afirman que la comunicación virtual hace que proyectemos una imagen de nosotros alejada de la realidad y que nos distanciemos de lo que realmente somos. La psicóloga Sherry Turkle del prestigioso Instituto Tecnológico de Massachussets sentenció “Apaguen sus teléfonos y empiecen a vivir”. Y mirando más cerca en Cataluña, por ejemplo los Mossos dEscuadra van cerrando páginas Informer de cotilleos en los institutos por las denuncias debidas al el bajo tono de sus comentarios (2). ¿Podría aparecer una pandemia llamada hiperconectividad?

No me gustan las relaciones virtuales, sin embargo, la dinámica de la vida, sobre todo si tienes un trabajo que sacar adelante, me lleva a participar de cada vez más círculos virtuales. Mas de una vez me he escuchado decir: “Yo aquí ya no entro”. Y tras resistir heroicamente durante unos meses, acabar pasando por el aro. No creo que puedan sustituir las relaciones personales ni siquiera en el área laboral, pero agilizan enormemente el trabajo. También existe una brecha generacional. Compañeros míos maestros de meditación una generación más jóvenes que yo, me cuentan cómo en sus ciudades servicios como whatsapp mantienen a los grupos de personas que meditan comunicados en tiempo real. Esto les permite motivarse unos a otros y apoyarse emocionalmente ante las dificultades de la vida cotidiana. Aunque es cierto que la relación principal entre ellos no es virtual, sino que la basan en las reuniones semanales y las actividades lúdicas del fin de semana.

Al final mi conclusión es la de siempre: Puedes usar un cuchillo para trinchar el pollo o para desplumar la cartera del primero que pase por un callejón oscuro. El uso de una herramienta no depende de la herramienta en sí, sino de la ética interna de la persona que la utiliza. Y, ¿dónde existe una educación en valores en esta sociedad? ¿Por qué los investigadores de neurociencias no indagan en los efectos positivos del comportamiento ético? ¿Por qué los sociólogos no tratan de las ventajas colectivas de es forma de actuar? Cuando además la actividad de muchos personajes públicos no es un ejemplo de valores, nos queda la opción de educarnos a nosotros mismos y cultivar esa preciada ética, base del auténtico crecimiento humano. En las Opciones de Presente de Lo mejor de mí, hemos creado unas herramientas para que que sin dejarnos arrastrar por las inercias colectivas y podamos cultivar nuestros valores, nuestros talentos y nuestras pasiones.

Gandhi decía. “Se el cambio que quieres ver en el mundo”
Lo que suceda colectivamente en el ámbito de la comunicación humana, en lo que se refiere a mi área de influencia, depende de con qué ética yo utilice las herramientas de comunicación a mi alcance.

Fuentes:

(1) Muy Interesante, Adictos, ¿Conectados o enganchados? Enero 2013.
(2) El País, Sociedad: Una ventana indiscreta en cada bolsillo.

Añadir nuevo comentario
Su nombre

Asunto

Comentario *

Esta pregunta es para determinar si usted es un visitante humano y evitar envios de spam automáticos.

¿Cuál es el código de la imagen? *

Introduzca los caracteres mostrados en la imagen.

Anuncios