Pensar la escuela

sobre-la-jornada-escolar-completa

Si hay algo que obsesiona a las escuelas es el tiempo: en la escuela todo debe hacerse en unidades de 40 o 50 minutos, todos deben seguir los mismos tiempos pautados por un horario preestablecido que se va marcando en general con un timbre. Los docentes corren más obsesionados aún por su cumplimiento efectivo y logran así instalar “la persecución de los tiempos” en niños y jóvenes.

¿Atrás de qué corremos en las escuelas?

La mayor paradoja se produce cuando en realidad todas las investigaciones en el campo del aprendizaje de los últimos 50 años han demostrado que cada persona construye sus conocimiento de acuerdo a tiempos y ritmos propios. Parece una obviedad lo que voy a decir, pero es claro que la escuela va a contramano de lo que está más que demostrado y después nos preguntamos por qué se aprende poco y mal.

Una de las mayores responsabilidades…

Ver la entrada original 531 palabras más

Anuncios