Psicovalencia

descarga (3) - copia

A lo largo del día experimentamos diferentes situaciones que suscitan pensamientos espontáneos que irrumpen en nuestra mente. Todas las personas, incluidos los niños, hacemos interpretaciones de situaciones cotidianas mediante estos pensamientos.Estos pensamientos automáticos se convierten en pensamientos distorsionados cuando suponen una fuente de gran malestar interfiriendo en su vida diaria. Ejemplo: El niño de que no ha sido invitado al cumpleaños piensa: “No me ha invitado, estoy solo, no tengo amigos”.

Estos pensamientos llegan a controlar la manera de ver las cosas del niño, creando una visión negativa de sí mismo, por lo que es importante trabajar con él para modificar estos pensamientos no realistas por otros más adaptativos que ayuden al niño a sentirse mejor (o menos mal) y que no perturben demasiado su manera de actuar.

Ejemplo: El niño que piensa “Estoy solo” al no ser invitado a una fiesta de cumpleaños no solo tiene un pobre auto-concepto…

Ver la entrada original 1.055 palabras más

Anuncios