http://queduquequeducuando.blogspot.com.es/2013/05/como-conseguir-que-los-profesores.html

Compartir el articulo del blog de Alberto Mazo:

Charla en TED de Rita F. Pierson, una educadora con más de 40 años de experiencia (como maestra de diferentes niveles, educación especial, orientadora, directora …) y palabras muy directas.

– Todo niño merece tener a su lado a un campeón: un adulto que no tire la toalla, que entienda el poder de conectar con los alumnos, y que persevere para sacar lo mejor de ellos.

– Los profesores y profesoras se convierten en grandes actores. Venimos a dar clase aunque no nos sintamos bien, y escuchamos medidas políticas sinsentido … pero seguirmos enseñando.

– Aunque no te gusten todos tus alumnos, la clave es que ellos no pueden nunca enterarse de ello.

– Una compañera profesora me dijo una vez: ‘No me pagan para que me gusten los niños, me pagan para darles clase’ Le dije: ‘Los niños no aprenden de la gente que les gusta, ¿sabes?’

– Les di a mis alumnos algo en lo que creer y repetir: ‘Yo soy alguien. Era alguien cuando vine a esta clase. Seré alguien mejor cuando me vaya. Soy fuerte, puedo hacerlo. Me merezco la educación que recibo’

– Los padres toman decisiones sobre sus hijos basándose en lo que saben y piensan que servirá para protegerles. Nuestra tarea como educadores no es decirles lo que hacen mal. Nuestra tarea consiste en ofrecerles nuevas pautas que puedan añadir a lo que ya hacen.

– No olvidemos que gran parte de los principios para centros escolares están redactados por gente que nunca ha enseñando.
Si un alumno no va a clase, lo más probable es que no pueda aprender. Las escuelas que tienen más éxito escolar son las que consiguen mayor asistencia de sus alumnos.

– ¿Por qué no se despide a los profesores que no saben enseñar? Hay indicadores: pocos avances de sus estudiantes, bajo entusiasmo, falta de relación con alumnado y compañeros, …

– Lo lógico es prestar atención a las pistas que nos dan nuestros alumnos sobre su vida cotidiana. Hay síntomas que nos indican la posibilidad de que un alumno abandone, mucho antes del instituto, pero hasta la secundaria parece que no nos damos cuenta. Síntomas que son evidentes en muchos niños: como actitudes negativas o beligerantes, bajo rendimiento escolar, baja asistencia a clase, dificultades para tener relaciones positivas con compañeros … Sin embargo, en el presupuesto escolar se ha recortado el número de orientadores educativos y trabajadores sociales … o se les han asignado otras tareas.

– La última vez que necesité un fontanero, no le pedí un título universitario. Comprobé su pericia y si otros clientes estaban satisfechos. Los profesores deberían respetar y apoyar a sus alumnos, elijan la profesión que elijan.

– Hemos entrado en una época en la que nada es privado y es difícil guardar secretos. Tus “amigos” se cuentan con un clic de ratón. Muchos piensan que las interacciones “cara a cara” son innecesarias y una pérdida de tiempo. Por supuesto, podemos hacer cualquier cosa a través de internet, incluso enseñar y aprender. Pero en eso creo que soy de la vieja escuela. Quiero mirar a tus ojos cuando finalmente eres capaz de encontrar una respuesta. Quiero escuchar tu voz cuando te enfadas conmigo. Quiero ver tu sonrisa cuando me perdonas. Quiero compartir contigo la alegría cuando vemos que formamos un buen equipo.

Anuncios