Valoro la dificultades que tales hechos nos afectan como madres, padres, profesionales que trabajamos con jóvenes…
Reflexionar sobre lo ocurrido esa noche, se hace difícil cuando la información en los medios de comunicación es tan inmediata, viene de tan diversos sectores..
Lo primero que me viene a la cabeza es decir: “que ninguna muerte sea en vano”.
¿No va a servir la despedida de estas chicas para que, primero, los jóvenes recapaciten sobre su ocio, su empleo del tiempo libre?
¿No va a servir para que los padres planteemos cambios en nuestro rol?
¿No va a servir para que la sociedad plantee cambios políticos, sociales?

Valoremos nuestras responsabilidades. Valoremos nuestros cambios. Yo me pongo a ello.

Anuncios